Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

.

ShareThis

Por Arailaisy Rosabal García/ Colaboradora de Radio Cadena Agramonte 

"La radio es la pantalla más grande del mundo", dijo una vez el destacado cineasta Orson Welles, quien antes de su debut en el séptimo arte, ya había causado un gran revuelo con su versión radiofónica de "La guerra de los mundos", tan realista, que muchos oyentes creyeron que en verdad la Tierra había sido invadida por alienígenas.

Y es que la radio ha demostrado ser una especie de escenario invisible, donde pueden "ocurrir" las más insospechadas historias, bien sean ficticias, como la de Welles, o tan reales como la mismísima alocución del ministro de prensa y propaganda del partido nazi, que desató la Segunda Guerra Mundial. 

A decir del director teatral y dramaturgo Bertolt Brecht, "la radio es un sustituto del teatro, de la ópera, del 
café - concierto, de las páginas sociales de la prensa". Tal vez por eso, ni el posterior descubrimiento y desarrollo de la televisión, ni de la Internet,  lograron suplantarla. 

En ello, mucho ha tenido que ver también su alcance prácticamente ilimitado, y el precio asequible de los aparatos radiodifusores para grupos sociales en desventaja económica. 

Según datos de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y la Unión Internacional de Telecomunicaciones, el 95 por ciento de la población del planeta tiene acceso a la radio, y en cada hogar existe al menos un aparato receptor. 

Incluso, en los últimos años ha habido una proliferación de numerosas estaciones comunitarias, populares, educativas, alternativas o ciudadanas, sobre todo en América Latina, para darle voz a aquellos que no encuentran un espacio o son tildados de irreverentes en los grandes medios de comunicación. 

De hecho, muchos movimientos sociales de países como Bolivia, Ecuador, Brasil, han creado sus propias emisoras, también como una tribuna para defender sus ideales.  

Precisamente, es ese intercambio con los oyentes, esa participación de los ciudadanos, ese hacer por y desde la comunidad, esa compañía perenne que ofrece la radio, lo que hace que muchos la prefieran por encima de otros medios más modernos, pero menos versátiles, y más costosos.  

Como medio de prensa tiene a su favor la gran ventaja de la inmediatez. Mientras la televisión y los periódicos deben esperar sus noticiarios o tiradas para informar al mundo el cúmulo de sucesos diarios, la radio puede hacerlo constantemente.  

"Así es la radio, como esos vehículos todoterreno", escribió José Ignacio López Vigil, uno de los más importantes estudiosos de este medio lleno de magia y seducción, invisible a los ojos, y como tal, esencial, parafraseando una conocida frase escrita por Antoine de Saint-Exupéry en su libro El Principito. 

El pasado mes de noviembre la Organización de Naciones Unidas (ONU), acordó establecer el 13 de febrero como Día Mundial de la Radio, a propósito de que en igual fecha, pero del año 1946, se realizó la primera transmisión radial. 

En hora buena llega este homenaje a un medio que ha demostrado ser insustituible. 
 
FUENTE: Necesaria e irremplazable; así es la radio http://bit.ly/wEcGAN

Via Yimber Gaviria, Colombia

0 comentarios:

Publicar un comentario

Infolinks

Google+ Followers

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +