Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

.

ShareThis


75 ANIVERSARIO DE LOS RADIOAFICIONADOS LUXEMBURGUESES
Un nuevo sello de la temática radioaficionados ha visto la luz en Luxemburgo, conmemora ¾ de siglo de la asociación en esta histórica región centroeuropea. La organización fue fundada en 1937 como Red Luxemburguesa de Aficionados a las Ondas Cortas y ahora es conocida simplemente como RL o Radioaficionados Luxemburgueses que operan unas 500 estaciones que se integran en las casi tres millones de licencias a nivel planetario y que tanto ayudan cuando acontecen desastres naturales y en los que, generalmente, los medios de comunicación al uso simplemente han demostrado su inutilidad.
Las modernas tecnologías son trastos inútiles ante la magnitud de los desastres, sólo los radioaficionados y sus modestos equipos de comunicaciones han sacado del silencio a las poblaciones que se han visto sacudidas por los elementos más violentos de la naturaleza. Recordemos Fukushima cuando todas las redes de comunicación quedaron colapsadas y las emisoras de FM fuera de servicio, sólo la onda corta, con su largo alcance [es el campo en el que están activos la mayoría de los radioaficionados a pesar de los grandes conglomerados de las multinacionales de la comunicación que no paran de presionar para invadir "fragmentos" tradicionalmente reservados para colonizar más frecuencias en beneficio de esas grandes empresas que se están haciendo multimillonarias con la célebre "nube", la telefonía móvil y las modernas tecnologías que nos dicen son gratuitas y no paran de "vaciarnos los bolsillos"] demostró, una vez más, su efectividad. O cuando viajaba por la Patagonia, donde la radio en OC es omnipresente en aquellas inmensas distancias o el reciente descubrimiento de los militares norteamericanos y rumanos desplazados en Afganistán que han visto, según publicó recientemente Radio World, la efectividad de la ONDA CORTA para comunicar a las poblaciones dispersas en  valles y montañas de difícil acceso de manera relativamente cómoda y económica.
Entonces ¿por qué ese constante acoso a la radio internacional en OC que está activa con muchas veces unos modestos equipos? ¿Qué oscuros intereses hay tras ese empeño por desproteger las frecuencias de la radiodifusión o las bandas asignadas a los radioaficionados? ¿No tienen bastante espectro para sus lucrativos negocios? ¿Por qué las organizaciones, que protestaban contra las antenas de la OC, en infinidad de países de esta adormecida Europa, callan cuando les instalan las más perniciosas de telefonía móvil en sus mismas narices? ¿Acaso creen que estas son inocuas? En fin: retornemos al sello de Luxemburgo.
Como todo el mundo sabe, los radioaficionados sólo tienen prohibidas dos cosas: la religión y la política está fuera de sus comunicados [una sana prohibición que, además, les libera de ese pernicioso mundo en donde los mortales se enzarzan en las más disímiles disquisiciones]. La comunicación está por encima de ideologías y doctrinas. En el éter nos podemos encontrar operadores modestos o personajes famosos, desde reyes a grandes actores, desde científicos a simples y anónimos ciudadanos que tienen en la radio su afición y entretenimiento pero que al mismo tiempo aportan un gran valor añadido a la sociedad cuando esta lo necesita sin recibir nada a cambio y un coste cero para la población beneficiaria de su ayuda.
En muchos casos estos "manitas" operan sus propios equipos y experimentan el éter con escasos recursos que contrastan con las multimillonarias cifras que se detraen del erario público para similares procesos y, en ocasiones, peores resultados, científicamente hablando.
Algunas cosas que hoy nos son familiares me retrotraen a los setenta cuando el Packet Radio de la época era un tema cotidiano en el programa DX RADIO ACCIÓN que realizábamos en RJB (Radio Juventud de Barcelona que devino en Radio Cadena Española y posteriormente Radio Nacional de España) o las imágenes de TV que a veces nos mostraba el inolvidable Joaquín Mas. ¡Hace 40 años y parece que fue ayer! Posiblemente hoy, los que disfrutan del morse son los que se llevan las grandes sorpresas al explorar las bandas que tienen asignadas, con potencias ínfimas cubren impresionantes distancias.
El sello luxemburgués [El Gran Ducado tiene varias estampillas dedicadas a la temática radial que se ven aumentadas si abarcamos las comunicaciones en general] juega en su diseño con el azul y blanco y nos muestra el clásico espectro con ondas en un sintetizador tan característico hoy día en cualquier equipo de audio de última generación y que genera la voz humana, me devuelve la estampilla a los viejos receptores de mesa de los años cincuenta y su ojo mágico; en el lado izquierdo incorpora el logotipo de los RL en donde encontramos dos nuevos colores: negro y rojo. Formato horizontal está integrado en una serie de tres efectos dedicados a otros tantos aniversarios de particular significado para esta zona de Europa en el 2012.
El diseño corresponde al belga Jean Pilippe Janus, fue impreso en litografía offset en la imprenta del correo belga en Malinas en hojas de diez ejemplares, tamaño 27,66x40,20 mm. Fue puesto a la venta el 13 de marzo de 2012 y es una lástima que el matasellos de primer día sea tan tristón; sus emisiones siempre tienen esta particularidad, al ser sellos agrupados en varias emisiones al año, los matasellos de primer día prácticamente sólo sirven para eso: cancelar las piezas postales destinadas a los coleccionistas pero de nulo interés temáticamente hablando.
Los luxemburgueses están celebrando ese aniversario durante todo el año y han activado el correspondiente diploma del 75 aniversario [también tienen otro sobre castillos] y lo pueden conseguir todos los que cumplan unas mínimas puntuaciones que varían de acuerdo con las dificultades de las bandas y los multiplicadores de las estaciones captadas durante el presente año del aniversario. Los formularios, bases y lista de indicativos activos están disponibles en la web institucional y los peticionarios deberán adjuntar 5€ para cubrir los gastos postales. Postalmente se pueden poner en contacto con:
 
RÉSEAU LUXEMBRUGEOIS DES AMATEURS D'ONDES COURTES
Award Manager
P O BOX 1352
L-1013 LUXEMBOURG
 
 
OFFICE DES TIMBRES
4,rue d'Epernay
L-2992 LUXEMBOURG
JUAN FRANCO CRESPO
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Infolinks

Google+ Followers

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +