Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

.

ShareThis

Autora: Irina Gardénina

 
11.02.2012, 15:24 © La Voz de Rusia

El 11 de febrero del lejano año 1932 salió al aire por primera vez la frase "¡Aquí Moscú!" en sueco. Empero, todo empezó mucho antes...
En 1929 en Moscú terminaron de montar la emisora de onda corta de 100 kilowatios. Entonces era la más potente de Europa esta estación de radio de los sindicatos cuya misión principal fue estrechar los vínculos entre los trabajadores del mundo entero. En octubre del mismo año salió al aire el primer programa en alemán y al poco tiempo se estrenó la radiodifusión en inglés y francés. Entre los oyentes de la emisora gozaban de especial aceptación programas dedicados a los desfiles festivos en la Plaza Roja de Moscú, que se escuchaban en distintos países. Después de la emisión de un reportaje de este tipo empezaron a llegar cartas desde Suecia cuyos autores preguntaban: ¿Por qué tenemos que escucharos en alemán y no en sueco? Así las cosas, el 11 de febrero de 1932 Moscú empezó a emitir programas en sueco.
Cedemos la palabra a Irina Gardénina que es hoy, por decirlo así, la decano de la redacción y recuerda muchas cosas:
—Se sentaron frente al micrófono Tania Sternina y Sixten von Gegerfeldt. Tras haber terminado los estudios universitarios, ingresé en la redacción y llegué a colaborar con ellos porque ambos trabajaron en la emisora durante varios decenios. Los dos eran nativos de Suecia.
Тania nació en Suecia porque su padre por estas circunstancias especiales de la vida se estableció en Suecia antes de la Revolución de Octubre de 1917. Después de la instauración del poder soviético en nuestro país él pasó a trabajar en la Embajada de la URSS en Suecia. Tania cursó estudios y se graduó con éxito de un gimnasio sueco. En 1930 cuando el padre estuvo de vacaciones, la familia entera llegó a Moscú. Pero el padre y la madre quedaron detenidos porque ya había comenzado la represión desencadenada por Stalin. Al padre lo desterraron a Siberia donde murió en un campo de presos. Según las leyes crueles de aquellos tiempos, como hija de un ciudadano represaliado Tania no tenía derecho a ingresar en la escuela superior. Ella aprendió el oficio de delineante y empezó a ejercer esta especialidad. Pero al poco tiempo se hizo traductora porque entonces delegaciones obreras suecas visitaban la Unión Soviética con frecuencia. Cuando empezaron a difundirse las emisiones en sueco, ella a sus dieciocho años por las noches llegaba corriendo a la emisora y se ponía a leer textos que salían al aire. Varios años más tarde Tania se casó con un piloto de la aviación naval, tuvo dos hijas. Pero al poco tiempo ella y su esposo fueron detenidos por una sola razón: Tania era hija de un represaliado. Pasó cinco años confinada en un campo de presos en el norte de Rusia... Pero esto sucedió más tarde, mientras que en 1932 Tania se sentaba frente al micrófono y empezaba diciendo: "Aquí Moscú. ¡Proletarios de todos los países, uníos!"
Sixten von Gegerfeldt era barón, procedía de una familia de nobleza. Los hombres de esta familia eran militares de carrera, pero el padre de Sixten rompió con la tradición y se hizo capitán de barco. Sixten recibió buena educación y hasta muy entrado en años sabía explicarse en latín. En Suecia ejerció periodismo, escribió sobre el cine, llegó a conocer a Greta Garbo, Mary Pickford y Douglas Fir Benxon. Pero tenía el alma de aventurero y dejó la carrera próspera en Suecia para marcharse a Canadá donde tendió ferracarriles. Más tarde fue a parar a la Unión Soviética para participar en la edificación de la nueva sociedad. Probó muchas opciones y a la postre se hizo locutor ejerciendo este oficio hasta el final de su vida.
Pero volvamos a los años 30 cuando Sixten von Gegerfeldt y Tania Sternina apenas empezaban a leer al aire programas en sueco. Todo se hacía "en vivо", la radiodifusión desde Moscú se expandió rápidamente. Cuando empezó la Segunda Guerra Mundial las emisiones desde Moscú salían al aire en veinticuatro idiomas durante 51 horas al día. Al estallar la guerra de la Alemania hitleriana contra la Unión Soviética el personal de la emisora había sido evacuado a la ciudad de Kuibyshev (que ahora tiene recuperado su nombre prístino de Samara) y volvió a la capital cuando la guerra ya estaba terminando. Luego se sucedieron los años duros de posguerra, la llamada "época de deshielo de Jruschev", el período de estancamiento, la perestroika... Durante todo estos años las emisiones radiales desde Moscú no se interrumpieron ni sólo día.
Ahora Moscú se comunica con el auditorio sueco en internet. La Voz de Rusia difunde su información en ruso y treinta y ocho idiomas más. Usuarios de 110 países visitan el sitio web de La Voz de Rusia; tienen a su alcance la difusión vía satélite y vía teléfono móvil, así como formatos de archivo de audio, vídeo y multimedia.

FUENTE:
 

Via Yimber Gaviria, Colombia

0 comentarios:

Publicar un comentario

Infolinks

Google+ Followers

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +