Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

.

ShareThis

* 60s y 70s. Dos radios se disputaban la audiencia de la juventud: Radiópolis y Radio Televisión
* Hubiera sido un escándalo mayúsculo oír en sus transmisiones palabras obscenas y toda clase de atropello al auditorio
* Lo que se escuchaba entonces sigue siendo la música más linda del mundo

Reportajes  5 mayo, 2012 

TEGUCIGALPA.- "La pantera de la juventud en 715, el auténtico sonido musical sobre Honduras". Así se identificaba cada 15 minutos en voz de sus locutores, aquella recordada Radio Televisión. Por su parte, "La del primer lugar", así solía presentarse Radiópolis. Cada quien en busca de capturar sanamente el mayor número de adeptos radiales.
Ídolos. Los Beatles influyeron en la moda de vestir de nuestra juventud de los sesentas. Aquí a pocos días de haberse integrado. Nótese que aún no estaba Ringo Starr.
Hoy hablaremos de las musicales. En otra entrega vendrán las de noticias generales.
La primera, fue una de las referentes de nuestra juventud del término de los sesentas y la década de los setentas. Imagínese, del siglo pasado. Aunque de menor potencia pero con la misma calidad de música y staff, figuraba Radiópolis.
Radio Televisión antes pertenecía al grupo de los hermanos Lardizábal, para después ser vendida junto a Radio Satélite al grupo de Emisoras Unidas. La segunda se constituyó en uno de los ejes importantes de los Lardizábal junto a Unión Radio y Titania, situadas en el edificio frente al otrora Palacio de los Ministerios, hoy MIN.
CALIDAD
"Tierra rara". (Rare earth). Toda una revolución con su música que copaba el dial de las dos emisoras juveniles de entonces.
Siempre he dicho: "No hay medios pequeños". Es un craso error que lo venimos oyendo desde hace tiempo y a cada rato. Lo que hay tal vez son algunas limitantes tecnológicas que los diferencian en el mercado cada vez más exigente, pero cada medio tiene grandes seguidores, que por ende los hace igual de grandes como cualquier otro que se "auto pinte" de esta manera.
Porque hay personal capacitado en emisoras "pequeñas" pero igual, hay personal que deja mucho que desear en emisoras "grandes".
Pero volvamos a las que hoy nos ocupan. Tanto Radio Televisión como Radiopólis, tal suele suceder con cualquier medio electrónico, una tal vez con mayor capacidad técnica pero las dos gozaban de su gran caudal de seguidores.
Y es que operaban casi al mismo estilo. Radio Televisión en su pauta solo incluía música en inglés. Radiópolis era un poco más flexible introduciendo una que otra rola en español, pero su porcentaje con la música norteamericana era muy notorio, lo que en algunos tramos del día la competencia era pareja.
ÉXITOS
"Sangre, Sudor y Lágrimas". Al igual que "Chicago" la mayoría doctores en música. Un bandón de lujo que no ha sido superado.
Éxito que estrenaba una, al rato se escuchaba en la otra. Las dos daban su primicia pero como sus respectivos oyentes no podían estar atentos a las dos al mismo tiempo, cada quien disfrutaba la primicia musical de su preferida.
Era una verdadera competencia diaria para satisfacción de sus fans. No solo los directores de estas radios se preocupaban mucho por estar al día, también sus locutores realizaban su trabajo con pasión.
Hermosas rolas como las de Rare Earth ("Tierra rara") con su "Alístate", Dave Clark Five con "Because" (¿Por qué?), las de "Diana Ross y las Supremas", Beatles, "Blood sweat and tears" que no son otros que "Sangre, Sudor y Lágrimas, con su "More and more", las de Chicago que empezarían como "La autoridad de tránsito de Chicago" nombre que debieron recortar por problemas jurídicos con el ayuntamiento de la ciudad y dejarlo simplemente como "Chicago". Las del grupo "War", un Marvin Gaye, Anita Blair con su "suena la campana" Carole King con "es demasiado tarde", y en español Julio Iglesias con su "Wendolyn" y "No llores mi amor". Es una pequeña porción de lo que escuchaba y bailaba aquella juventud de los sesentas y setentas.
LOCUTORES
Dejamos para el final esta parte porque merecen especial atención. Tremendas voces surcaban las ondas hertzianas en aquellos tiempos. Por parte de aquella Radio Televisión destacaron en esta época un Marco Antonio Ponce, Jorge Ordóñez, Hernán Pavón, Mario Talbott y Pedro René González.
Dave Clark Five. Sus fans nos pedían insistentemente sus canciones sentimentalonas.
Este último era el director y quien no supimos si se graduó de médico, carrera que abrazó y empezó ya siendo "garrudito" al alejarse de la radio. A saber por qué reales motivos pero que nos lo imaginamos.
Nos cuentan -porque don Toño Lardizábal y Omar Mendoza me dieron oportunidad de debutar en Radiópolis en 1968 y desde ahí entré en esto- que en su génesis Radio TV tuvo excelentes voces como la de Omar de Jesús García (ya fallecido), Carlos Gómez Pavón, René Cerrato Cálix y Carlos Young Torres.
Ya en los setentas "ahuecaban", como se decía entonces, es decir que hacían los días libres, un Luis Benítez, hoy alto ejecutivo de una gran empresa de productos para el hogar y los hermanos Izaguirre. Uno en USA, y otro hoy profesional de seguros de vida.
Hasta el gran "Checha" Quezada anduvo por ahí. Incluso grabó para una temporada unas lindas identificaciones de esa radio con su estilo inconfundible. Hoy ya no está con nosotros, pero lo recordamos con cariño por su versatilidad con el micrófono y don de gente.
Por su parte en Radiópolis brillaron con luz propia el propio Jorge Ordóñez, que ahí empezó antes de irse a la Televisión; Ronald Lagos (QEPD); Omar Mendoza, que era el director, y este servidor quien les escribe, que en menor escala por la brillantez de mis compañeros, pusimos granitos de arena al reloj del tiempo.
ANÉCDOTAS
Estas reminiscencias que te traemos hoy son constantemente recordadas en algunos espacios de aquella gente que vivió esa época y que aún se ligan a los medios. Se toman su tiempo para refrescar y contárselas a estas nuevas generaciones.
La juventud de Honduras de esos años prefería a Chicago. La banda más representativa del jazz rock. Se fundó en la ciudad de su mismo nombre, en 1967. El grupo aún permanece activo con los hijos de algunos que le dieron vida.
Por ejemplo, la 94.1 FM, una radio bien estructurada, recuerda con su pauta musical del recuerdo aquellas épocas. Que no volverán con los mismos, lógicamente.
En aquellos tiempos, por la competencia, las anécdotas afloraban. Como aquella vez que Radio Televisión con bombos y platillos presentó dos rolas que fueron "batazos" y a la media hora ya estaban sonando en Radiópolis. El asombro de los colegas fue mayúsculo porque antes se trabajaba en esto con mucha entrega. Se trataba de "Playboy" con Gene and Dive y "doble barril" un rock Steady con Ansel Collins.
Nada más que se las grabamos en aquellas vetustas máquinas de rill (con cinta) y que al ellos identificar con su sello "Televisión" en medio de la canción, la cortamos para insertar "Radiópolis". Cuando nos encontrábamos ambos bandos de locutores después de la jornada y al son de un shap-suey "para todos", nos reíamos de lo que hacíamos por competir, pero fuera de las cabinas siempre nos respetamos siendo todos -y seguimos siendo- buenos amigos, aunque ya el tiempo no nos hace vernos. Pero el cariño siempre quedó congelado.
OTRAS
Nadie en ese entonces se daba a la tarea de tomar fotos. Por ello esta entrega -cual hubiera deseado y para ello busqué- está huérfana de ellas. De aquellas instalaciones y sus protagonistas. No se imaginó que podría servir para sellar el tiempo ido, emborronando modestas cuartillas como estas.
Un Julio Iglesias joven y ahora. En la primera, así se le miraba entonces cuando se colaba en la programación de la poca música en español de Radiópolis. Ni había nacido Enrique. Sigue…para rato.
Hay otras radios que también surgieron después, pero con otro estilo. De la mano de también destacados valores del micrófono, por ejemplo, quién no recuerda a German Discua el popular GERDI (ahora en Miami aún trabajando en radio) que dejó HUELLA en Radio Reloj, colocándola en la época setentera en los primeros lugares de popularidad, en aquellos buenos años.
Myrna María Barahona y Charlie Martino -ya en los ochentas- también son excelentes referentes de una época gloriosa en radio.
Ya ven, nos queda en el tintero mucho más mis amigos. Me solicitan que escriba también sobre "Solaris", aquella radio de música rockera pesada, que estando allá por mi barrio El Bosque también hizo historia de la mano de Pedro René Gonzales y otros buenos elementos que al final -supimos- terminó vendiéndola.
Complacidos los oyentes de estas radios del ayer cuando eran jóvenes y que hoy ya pintan canas. Hasta aquí. Dejamos otra HUELLA en nuestro ya largo trajinar por estos caminos. Que Dios me los bendiga a todos.
(Comentarios y más a mi correo camtute@yahoo.es)

FUENTE:La Tribuna Online
Autor: 
Via @yimbergaviria
 

 
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Infolinks

Google+ Followers

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +