Translate

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

.

ShareThis

En los set de Radio Televisión Española.    El programa '24 Horas 'es uno de los productos de la cadena española. Sus noticiarios son los más vistos. 
La Corresponsal en Madrid Lunes 20/08/2012 

En abril de este año el Gobierno español aprobó un decreto-ley según el cual basta la mayoría absoluta del Congreso para elegir al director de Radio Televisión Española. 
Culminaba así una etapa en la que tal nombramiento debía ser avalado por las tres quintas partes del Parlamento, lo cual garantizaba mayor consenso al requerir el apoyo de al menos el principal partido de la oposición. La medida, impulsada por el ex presidente Zapatero y anunciada en su campaña del 2004, buscaba dar independencia y neutralidad a la corporación pública. 
Es así, que los primeros dos presidentes bajo el nuevo modelo - Luis Fernández y Alberto Oliart- fueron elegidos en consenso por el partido gobernante -PSOE- y el opositor Partido Popular (PP). 
"El modelo se rompió cuando dimitió Oliart (2011) y el PP no quiso llegar a acuerdos para elegir al nuevo Presidente. Fue hasta que no estuvieran en el poder y así modificar la ley. Ahora -con la mayoría del PP- se ha elegido al nuevo director", explica Carmen del Riego, directora de la Asociación de la Prensa de Madrid. Para la periodista, lo importante en cuanto a lo que está sucediendo en la cadena pública no es el cambio de personas (se ha despedido a profesionales con alta credibilidad) sino de modelo, el cual deja la puerta abierta a la injerencia del Gobierno en las decisiones informativas.
 "Con la anterior fórmula era muy difícil que hubiera esa relación entre partido y televisión pública, que es a lo que se ha vuelto ahora", añade. Lo que preocupa a los analistas es que la gestión de los noticiarios dependa de la "voluntad" de sus directivos sobre "si quieren hacer caso al Gobierno, a los partidos o si quieren ser independientes". Lo cierto es que su continuidad en el medio depende del régimen; han sido puestos por él y sus votos son suficientes para cesarles en sus cargos.
 El asesor de Comunicación, Antoni Gutiérrez Rubí, observa que con los nuevos altos nombramientos se ha reducido la pluralidad ideológica. "Se conocen mucho, han trabajado juntos, son muy compactos ideológicamente y gozan de la confianza de políticos de un solo espectro. Eso podría endurecer cierta lectura política de la realidad informativa". Julio Samoano es el flamante director de informativos. Aunque iniciara su labor profesional en RTVE, es desde hace cinco años la cara visible de Telemadrid, cadena pública denunciada por sus propios trabajadores de manipulación a favor del gobierno regional de Esperanza Aguirre, también del Partido Popular. De hecho, fue despedido de la corporación pública por trabajar en Telemadrid mientras gozaba de una excedencia de RTVE, lo cual está prohibido. Es difícil desligar la imagen de Somoano del partido gobernante. Sus compañeros le identifican como "fiel" a Aguirre y hace poco ha salido a la luz su tesis de fin de máster en la que da consejos al PP para recuperar el poder. Muchos temen que el nuevo director reproduzca la dinámica periodística de su anterior cargo, como director y presentador del informativo matinal de Telemadrid. No hay dudas sobre su profesionalismo, pero vuelan sobre él sombras de parcialidad y falta de independencia. Además, bajo su dirección los noticiarios tuvieron índices muy bajos de audiencia. Por lo pronto, ya ha sido rechazado por los trabajadores de Televisión Española.
 A través de un referéndum no vinculante, el 71% votó en contra de su nombramiento. Para el Consejo de Informativos de la entidad, Somoano "no es idóneo para la Dirección de los Servicios Informativos". Esto se contrapone a la época gloriosa de Televisión Española que bajo la dirección de Fran Llorente, destituido por la nueva cúpula, llevó a los informativos a su cota máxima de audiencia y cuyo reconocimiento se refleja en más de 200 premios. Llorente fue nombrado 'periodista del año' por la Asociación de la Prensa de Madrid y abandonó su puesto hace escasos días en medio de una gran ovación de sus compañeros. "Nunca, jamás, recibí una instrucción política de Fran Llorente (…) Muchos políticos descubrieron por culpa de Fran, contrariados y perplejos, de qué hablábamos cuando hablamos de televisión independiente", escribió en el Huffington Post, Pepa Bueno, la presentadora del informativo nocturno.
La destitución de Ana Pastor, quien en sus entrevistas puso en aprietos tanto al Gobierno como a la oposición, a Ahmedineyad o a Correa; y de Juan Ramón Lucas, cuya audiencia en Radio Nacional llegó al millón y medio de oyentes, han causado sorpresa. "Tengo confianza en que (los nuevos cargos) no acaben con un modelo que ha conseguido el apoyo de la mayoría población y una audiencia y un respeto como nunca han tenido los noticiarios de Televisión Española", recalca del Riego.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/mundo/Television-Espanola-vez-manos-Gobierno_0_758324220.html.
Via @yimbergaviria
 

 
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Infolinks

Google+ Followers

 
Este sitio utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +